Saltar a la navegación principal Saltar al contenido Saltar al pie de página

Dublin – Recorrido a pie por el Barrio Georgiano

Detalles rápidos

Adulto Edades 17-64
20
Jubilados y Majores Edades 65+
18
Estudiante Por favor tenga una identificación válida.
18
Niño Edades 0-16
15

¡Un recorrido a pie por las hermosas calles georgianas de Dublín!

Reúnanse a las 10:30 bajo la imponente estatua de Henry Grattan, una figura impregnada de historia, listos para embarcarnos en un encantador viaje a través del vibrante tapiz de la Dublín Georgiana. Prepárense para ser arrastrados por el atractivo de sus calles, cada una resonando con relatos de épocas pasadas.

Nuestra odisea comienza en medio de la elegancia estoica de las moradas del siglo XVIII, donde la solemnidad de la piedra gris y el calor de los ladrillos rojizos dan paso a una exhibición tumultuosa de entradas adornadas con tonos que abarcan todo el espectro. Desde amarillos luminosos hasta azules electrizantes, cada color cuenta una historia, una narrativa que espera desplegarse mientras recorremos los callejones empedrados.

Contemplen la intrincada artesanía de portones, escaleras y barandas, cada elemento un testimonio del ingenio arquitectónico que ha llegado a definir la identidad de Dublín. Merrion Square, nuestro escenario para esta exploración, cuenta con una plétora de estas históricas casas, un cuadro vivo del esplendor georgiano. Aquí, en medio del expanse verde, nos encontramos con un solemne tributo a Oscar Wilde, el legendario maestro de las palabras, su semejanza inmortalizada en bronce, un centinela silencioso del legado literario de la Isla Esmeralda.

Nuestro viaje continúa hacia las tranquilas aguas del Gran Canal, donde nos detenemos para atravesar sus arcos gráciles, cada puente una entrada al pasado. Al otro lado del canal se encuentra la Iglesia Pepper Canister, una maravilla del diseño georgiano conocida afectuosamente como la “Iglesia Pimentera”. ¿Qué secretos se esconden dentro de su grácil aguja? La respuesta, tal vez, yace en los anales de la historia, esperando ser descubierta por mentes curiosas.

Cuando el reloj marca la 13:00, regresamos al punto de partida, nuestros corazones enriquecidos por los relatos de antaño, nuestras mentes rebosantes de nuevos conocimientos. Hasta que nos volvamos a encontrar, queridos viajeros, que el espíritu de la Dublín Georgiana perdure en sus recuerdos, un testimonio del legado perdurable de una era pasada.